Los medicamentos antimicóticos

Existen diferentes tipos de productos antimicóticos que se utilizan para tratar las infecciones por hongos. Vienen en forma de cremas, aerosoles, soluciones, champús, óvulos vaginales, medicamentos para tomar por vía oral e inyecciones. La duración del tratamiento depende del tipo de infección por hongos que se tiene, qué tan grave es y si la persona tiene algún otro problema de salud, por ejemplo, problemas con su sistema inmunológico. Algunos cursos de tratamiento pueden ser tan cortos como unos pocos días (por ejemplo, para tratar la candidiasis vaginal). Otros cursos pueden durar hasta ocho semanas (por ejemplo, para la infección de la tiña en el cuero cabelludo).


infeccion por hongos¿Cuáles son las infecciones por hongos?

Las infecciones por hongos en o cerca a la superficie del cuerpo

Existen muchos tipos de gérmenes fúngicos (hongos) que viven sin causar daño en el suelo, en la comida, en nuestra piel y en otros lugares del medio ambiente. Sin embargo, algunos tipos de hongos pueden crecer y multiplicarse sobre la superficie del cuerpo, provocando infección en la piel, las uñas, la boca o la vagina.

Los hongos más comunes que causan infecciones en la piel pertenecen al grupo de hongos tiña. Por ejemplo, el pie de atleta (tinea pedis) es una infección micótica común en los pies y sus dedos; además existen la tiña corporal (tinea corporis) y la tiña del cuero cabelludo (tinea capitis). Este tipo de hongos también causa muchas de las infecciones en las uñas.

Otros dos tipos de infección fúngica muy comunes se producen en la boca y la vagina, conocidas como candidiasis bucal y candidiasis vaginal. Estas son causadas por un crecimiento excesivo de la Candida, que es una levadura (tipo de hongo). Comúnmente un pequeño número de Candida vive en la piel sin causar daño, sin embargo ciertas condiciones pueden causar una repentina multiplicación e infección. La Candida a veces también es la causa de algunas infecciones por hongos en las uñas.

Las infecciones por hongos dentro del cuerpo

Las infecciones por hongos en la piel, las uñas, la vagina y la boca son bastante comunes. Rara vez son graves y por lo general no se extienden más profundamente en el cuerpo. Si se es una persona sana y se tiene un sistema inmunitario normal, es raro que los hongos lleguen a afectar órganos internos. Sin embargo, a veces se producen las infecciones fúngicas en el corazón, los pulmones, el cerebro y otros órganos. Estas infecciones fúngicas internas pueden ser graves e incluso potencialmente mortales. Varios tipos de hongos pueden causar infecciones internas, por ejemplo:

  • La aspergilosis afecta más comúnmente a los pulmones, aunque a veces infecta a otros órganos.
  • La criptococosis es poco común, pero puede causar meningitis.
  • La histoplasmosis es rara, pero puede causar infecciones graves en los pulmones y otros órganos.

Se está en mayor riesgo de desarrollar una infección fúngica interna si el sistema inmunológico no funciona correctamente. Por ejemplo, si la persona está pasando por un proceso de quimioterapia, si tiene el VIH / SIDA, entre otras enfermedades serias. Algunas personas con el sistema inmunológico debilitado deben utilizar medicamentos antimicóticos regularmente para prevenir el desarrollo de infecciones fúngicas graves.

¿Cuáles son los medicamentos antimicóticos y cómo funcionan?

Existen varios tipos de medicamentos antifúngicos. Vienen en forma de cremas, aerosoles, soluciones, óvulos vaginales, champús, medicamentos para tomar por vía oral e inyecciones. La mayoría de ellos funcionan dañando la pared celular del hongo, lo que hace que la célula fúngica muera. Las personas que reciben tratamiento con inyecciónes antifúngicas por lo general se encuentran en el hospital y están muy enfermos.

miconazolCremas, líquidos o aerosoles antimicóticos (antifúngicos tópicos)

Estos se utilizan para tratar las infecciones fúngicas de la piel, el cuero cabelludo y las uñas. Incluyen al clotrimazol, econazol, ketoconazol, miconazol, tioconazol, terbinafina y amorolfina.
A veces se puede combinar una crema antimicótica con otras cremas cuando se requieren dos acciones. Por ejemplo, a menudo se combina una crema antimicótica con una crema con esteroides leves, como la hidrocortisona, para tratar ciertas erupciones. La crema antifúngica elimina la infección y la crema esteroide reduce la inflamación causada por dicha infección.

Champú antifúngico


Un champú que contiene ketoconazol se utiliza a veces para ayudar a tratar las infecciones fúngicas del cuero cabelludo y ciertas condiciones de la piel.

Óvulos antimicóticos

Los óvulos son comprimidos que están diseñados para introducirse en la vagina. Algunos medicamentos antimicóticos se utilizan como óvulos vaginales para tratar la candidiasis vaginal, particularmente el clotrimazol, econazol, miconazol y el fenticonazol.

tratamientosLos medicamentos antimicóticos por vía oral

Hay varios tipos. Por ejemplo:

El miconazol está disponible como un gel oral y la nistatina en forma de líquido, estos se aplican a la boca para tratar la candidiasis de la boca y la garganta.

La terbinafina, itraconazol, fluconazol, posaconazol y voriconazol están disponibles en forma de comprimidos, que son absorbidos por el cuerpo. El elegido depende del tipo de infección que tenga la persona. Por ejemplo:

  • La terbinafina se utiliza comúnmente para tratar infecciones en las uñas que por lo general son causadas por un tipo de hongo tinea.
  • El fluconazol se utiliza comúnmente para tratar la candidiasis vaginal, como una alternativa al uso de las cremas antimicóticas. También se utiliza para tratar y prevenir ciertas infecciones fúngicas dentro del cuerpo.

Inyecciones antimicóticas

Estas se pueden usar si el paciente tiene una infección por hongos grave en el cuerpo. La anfotericina, flucitosina, itraconazol, voriconazol, anidulafungina, caspofungina, y la micafungina son los medicamentos que se usan para estos casos. El elegido depende del tipo de hongo que causa la infección.

Nota: Los medicamentos antimicóticos son diferentes a los antibióticos, que son medicamentos antibacterianos. Los antibióticos no matan los hongos, sino que matan a otros tipos de gérmenes llamados bacterias. De hecho, se es más propenso a contraer una infección por hongos si se toma antibióticos. Por ejemplo, muchas mujeres desarrollan aftas después de tomar un curso de antibióticos, ya que el antibiótico puede matar las bacterias inofensivas y normales que habitan en la piel o en la vagina y crea condiciones favorables para el desarrollo de los hongos.

¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?

Al comprar un medicamento, siempre es importante leer el prospecto que acompaña el producto en particular, para conocer las precauciones y posibles efectos secundarios. Como regla general:

Las cremas, aerosoles, líquidos y champús antimicóticos. Estos no suelen causar efectos secundarios y son fáciles de usar. De vez en cuando algunas personas tienen un poco de picazón, ardor o enrojecimiento donde se ha aplicado la preparación anti-fúngica. Si es grave, la persona debe dejar de usarlo. De vez en cuando, algunas mujeres desarrollan irritación alrededor de la vagina después de la aplicación de productos antimicóticos vaginales.

Los medicamentos antimicóticos por vía oral. Los más utilizados son la terbinafina para infecciones de las uñas, el miconazol y nistatina para la candidiasis oral, y el fluconazol para la candidiasis vaginal. Estos por lo general no causan efectos secundarios. Incluso el fluconazol se puede comprar sin receta en las farmacias, ya que se considera una medicina que es poco probable a causar problemas. Se dice que algunos preparados antimicóticos pueden causar problemas en el hígado o efectos secundarios más graves en un pequeño número de personas. Algunos de los efectos secundarios comunes de los medicamentos antimicóticos más utilizados son:

  •  La terbinafina a veces causa dolores de estómago, pérdida de apetito, sensación de mareo (náuseas), enfermedades del estómago, diarrea, dolor de cabeza, erupción cutánea, alteraciones del gusto y dolores en las articulaciones o músculos.
  • EL fluconazol puede causar náuseas, dolor de estómago, diarrea, gases, dolor de cabeza o sarpullido.
  • El miconazol puede causar náuseas, mareo (vómitos), o una erupción.
  • La nistatina puede causar dolor en la boca.
  • Inyecciones anti-fúngicas. Estas tienen más riesgo de causar efectos secundarios y problemas a veces graves. Sin embargo, se utilizan para tratar las infecciones fúngicas serias. Por tanto, el riesgo de efectos secundarios tiene que ser equilibrado contra la necesidad de tratamiento.

¿Cuál es la duración habitual del tratamiento?

La duración del tratamiento depende del tipo de infección por hongos que se tiene, qué tan grave es y si se tiene algún otro problema de salud. Algunos cursos de tratamiento pueden ser tan cortos como unos pocos días (por ejemplo, para la candidiasis vaginal); otros cursos pueden durar hasta ocho semanas (por ejemplo, para la infección de la tiña del cuero cabelludo).

¿Quién no puede tomar o utilizar medicamentos antimicóticos?

La mayoría de las personas pueden utilizar antifúngicos tópicos y tomar antifúngicos orales. El médico o farmacéutico debe analizar y verificar si son adecuados para un paciente específicamente. Generalmente, si la persona no puede tomar un antifúngico, el médico puede encontrar otro que sirva como sustituto.

Si el paciente es una mujer embarazada, o si tiene una enfermedad grave del hígado o del riñón, puede no ser capaz de tomar pastillas antimicóticos orales. A los niños no se les suele prescribir medicamentos antimicóticos orales, y si se les prescribe, por lo general es por un especialista.

Algunos antifúngicos orales pueden interactuar con otros medicamentos que la persona toma normalmente. Esto puede causar reacciones, o reducir la eficacia de uno u otro de los tratamientos. Así que, cuando se receta un antifúngico, se debe informar al médico acerca de si se está tomando otro medicamento.

¿Puedo comprar medicamentos antimicóticos?

Sí. Existen muchos productos antimicóticos, especialmente cremas, que se pueden comprar en la farmacia (por ejemplo, clotrimazol y terbinafina). También se puede comprar el fluconazol oral para el tratamiento de la candidiasis vaginal, pero es aconsejable siempre que lo haya indicado un especialista.

Más en:

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS, "El ABC de las infecciones por hongos" un libro de lectura IMPRESCINDIBLE para todas las personas aquejadas de infecciones por hongos y con el que serás capaz de:

  • ebook coverConocer los tipos de tratamientos y medicamentos disponibles para las infecciones por hongos.
  • Aprender a curar las infecciones por hongos con remedios caseros que !ya tienes!
  • Conocer la prueba casera para el Autodiagnóstico de las infecciones por hongos.
  • Aprender como eliminar las infecciones por hongos para siempre.
  • Y más, mucho más... ¡todo gratis! ¡qué esperas!
foto Muchos de mis pacientes han logrado una cura definitiva con solo usar los consejos y remedios descritos en este libro para una infección por hongos de leve a moderada, sin embargo, con tu descarga también obtendrás acceso a soluciones más efectivas en casos recurrentes y severos.

Sandra.

apenb