Coiloniquia: uñas cóncavas o en forma de cuchara

¿Qué es la coiloniquia?

En ocasiones no somos conscientes de toda la información que puede revelarnos la apariencia de nuestras uñas. Existen varias condiciones de salud que se manifiestan mediante cambios en el color, la forma o la textura de las uñas. De hecho, algunos de esos cambios pueden ser el síntoma de una enfermedad grave.

Un caso muy particular de alteración en el aspecto de las uñas es la coiloniquia, condición caracterizada por la curvatura anormal de la uña hacia adentro. Típicamente, esta se torna muy delgada y sus bordes exteriores se elevan provocando una curva pronunciada.

La coiloniquia también se conoce como uñas en forma de cuchara o uñas cóncavas.

Síntomas

Por lo general, la coiloniquia es más notable en las uñas de las manos que en las de los pies. Esta malformación puede afectar a una, varias o a todas las uñas. Uno de los primeros síntomas es el aspecto plano de la uña, lo cual ocurre antes de que se forme la curvatura característica. A menudo la depresión resultante es capaz de contener una gota de agua o líquido.

La persona también puede sentir dolor alrededor de la uña y notar cambios en su color.

Causas

En la mayoría de los casos la coiloniquia no es el problema principal, sino el síntoma de otra condición de salud. Aquí se incluyen causas como:

1. Una deficiencia nutricional

La deficiencia de hierro, o la anemia por deficiencia de hierro, es la causa más frecuente de las uñas en forma de cuchara. Esto puede deberse al consumo inadecuado de hierro en la dieta, a la incapacidad de absorber dicho mineral de forma correcta, la desnutrición, la presencia de alguna condición gastrointestinal que provoque hemorragias, la enfermedad celíaca, el cáncer, el síndrome de Plummer-Vinson, entre otros factores. Además de la coiloniquia, el paciente suele experimentar fatiga, mareos, debilidad, manos y pies fríos, uñas quebradizas.

2. Las enfermedades autoinmunes

Condiciones como el lupus eritematoso, la psoriasis y el liquen plano pueden afectar el crecimiento sano de las uñas y conducir a la coiloniquia. Otros síntomas a tener en cuenta son cansancio, fiebre, articulaciones inflamadas, erupciones en la piel.

3. Las exposiciones ambientales

La coiloniquia ha sido vinculada con el uso de productos que contienen petróleo. Algunas personas, por ejemplo los estilistas, tienen un mayor riesgo de desarrollar uñas curvadas hacia adentro debido al uso frecuente de productos que incluyen petróleo, o sus derivados, entre sus ingredientes.

Por otro lado, las personas que viven a gran altura también pueden tener mayor predisposición a la coiloniquia. La explicación radica en que el aire de las grandes altitudes contiene menos oxígeno; esto conduce al aumento en la producción de glóbulos rojos adicionales y al agotamiento de las reservas de hierro en el cuerpo.

4. La genética

La coiloniquia puede desarrollarse como resultado de algunas afecciones genéticas, como la hemocromatosis (el cuerpo contiene demasiado hierro debido a la sobre-absorción de este mineral) y el síndrome uña-rótula (trastorno genético que produce uñas pequeñas y rótulas poco desarrolladas).

Otras causas comunes de la coiloniquia son:

Quiz: ¿Padeces de candidiasis?

Realiza este cuestionario y descubre cuán probable es que padezcas de una infección por hongos candida.
> Sí, quiero saber >

  • La enfermedad de Raynaud (trastorno que afecta el suministro de sangre hacia los dedos de las manos y pies, haciendo que tomen un color blanco; en algunos casos puede resultar en el crecimiento y hundimiento anormal de las uñas)
  • La enfermedad del corazón
  • El hipotiroidismo
  • Las infecciones por hongos en las uñas
  • Un trauma en las uñas
  • Los trastornos que involucran músculos y huesos
  • La diabetes
  • La deficiencia de vitaminas B

Factores de riesgo

Las personas de edad avanzada o que tienen poco flujo de sangre hacia los dedos de las manos y los pies suelen tener uñas más delgadas, lo que aumenta el riesgo de desarrollar uñas cóncavas.

Así mismo, las personas con riesgo de deficiencia de hierro, por ejemplo las mujeres con sangrado menstrual abundante y los vegetarianos, pueden ser más propensas a la coiloniquia.

¿Cuándo se debe ver a un doctor?

Cualquier cambio inexplicable o anomalía significativa en las uñas debe ser evaluado por un médico, ya que es importante descartar la existencia de alguna condición de salud subyacente.

¿Cómo se diagnostican las uñas con coiloniquia?

Por lo general el médico puede diagnosticar esta condición fácilmente mediante la inspección visual de las uñas, sin embargo lo más importante es determinar su causa.

Después del examen físico, es probable que el doctor pregunte sobre posibles daños o traumas recientes sufridos en las uñas, que analice el historial de salud del paciente y le indique pruebas de sangre para identificar si tiene deficiencia de hierro. Esta suele ser la causa más común, pero si no está presente, el médico puede pasar a evaluar la presencia de factores hereditarios o ambientales.

Tratamiento y prevención

El tratamiento de la coiloniquia depende de la causa en cuestión. En los casos en que la curvatura de la uña se debe a un golpe o trauma reciente se suele recomendar la aplicación de una crema o loción suavizante, así como esperar que la uña vaya creciendo hasta recuperar su forma normal.

Si la condición es el resultado de una deficiencia alimenticia, el primer paso será tratar de corregir el problema mediante la dieta adecuada y el uso de suplementos. Por ejemplo, la deficiencia de hierro se puede corregir aumentando el consumo de ciertos alimentos, como carnes rojas, aves de corral, mariscos, frijoles y lentejas, verduras de hoja verde oscuro, frutos secos, albaricoques, cereales fortificados, entre otros. También se recomienda el uso de un suplemento vitamínico que contenga hierro y aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina C para favorecer la absorción de hierro en el organismo.

Algunas personas pueden tener coiloniquia por deficiencia de vitamina B-12, ya sea porque no consumen una cantidad suficiente o porque no la absorben bien. En estos casos el tratamiento se basa en la aplicación periódica de inyecciones de vitamina B-12.

Cuando las uñas con forma de cuchara se deben a una enfermedad subyacente, como la diabetes, el hipotiroidismo o las infecciones fúngicas, primero es necesario curar o controlar estas condiciones. El problema de las uñas dobladas se podrá solucionar después de un tiempo.

Según un informe publicado en la Revista Clínica de Medicina de Cleveland [1], las uñas de las manos demoran aproximadamente 6 meses en volver a crecer por completo, mientras que las uñas de los pies necesitan de 12 a 18 meses.

Desafortunadamente, algunas causas de coiloniquia, como las condiciones genéticas, no se pueden tratar ni prevenir. Sin embargo aquellas personas cuyos familiares son propensos a este problema deben seguir algunas medidas de prevención, por ejemplo evitar morderse las uñas, usar guantes para no entrar en contacto con los productos químicos agresivos presentes en detergentes y jabones, así como mantener una dieta balanceada con suficientes vitaminas, hierro y demás minerales.

¿Cuál es la cantidad diaria de hierro recomendada para prevenir la coiloniquia?

La ingesta diaria de hierro adecuada depende de la edad y el sexo. Sobre este tema, el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos [2] indica que:

Niños

  • De 1 a 3 años: 7 mg
  • De 4 a 8 años: 10 mg

Hombres

  • De 9 a 13 años: 8 mg
  • De 14 a 18 años: 11 mg
  • De 19 años en adelante: 8 mg

Mujeres

  • De 9 a 13 años: 8 mg
  • De 14 a 18 años: 15 mg
  • De 19 a 50 años: 18 mg
  • De 51 años en adelante: 8 mg
  • Durante el embarazo: 27 mg

Respuestas rápidas a Preguntas frecuentes

¿La coiloniquia puede afectar a los bebés?

Sí. La coiloniquia en los bebés es bastante común, especialmente en los dedos gordos de los pies, ya que sus uñas son más frágiles. Por lo general, la curvatura hacia adentro de la uña desaparece por sí sola, pero puede demorar 1-2 años.

Algunos bebés nacen con uñas en forma de cuchara debido a la presencia de algún trastorno, por eso es muy importante consultarlo con un pediatra. Un ejemplo común es la deficiencia de hierro, que además de causar uñas cóncavas provoca otros síntomas adicionales en el bebé, incluyendo llagas en la lengua (glositis) y en las comisuras de la boca (estomatitis angular), falta de apetito, irritabilidad, palidez, retraso en el desarrollo, dificultad para tragar y respirar. Si notas alguno de estos signos en tu hijo junto a las uñas en forma de cuchara, asegúrate de consultar al médico.

¿Cuál es el especialista en uñas? ¿A quién debo acudir si sospecho de la coiloniquia?

El médico especializado en diagnosticar y tratar los trastornos de las uñas, así como de la piel, es el dermatólogo. Los problemas comunes en las uñas que deben ser evaluados por un dermatólogo son:

  • Líneas oscuras
  • Levantamiento de la uña (onicólisis)
  • Enrojecimiento e hinchazón alrededor de la uña (paroniquia)
  • Coloración negra-verdosa debajo de la uña
  • Pequeñas depresiones o endiduras en la superficie de la uña (picaduras)
  • Uñas muy amarillas
  • Surcos profundos (líneas de Beau)
  • Uñas en forma de cuerno (onicogrifosis)
  • Uñas en forma de cuchara (coiloniquia)
  • Uñas curvas

¿Existen remedios caseros para solucionar la coiloniquia?

Sí. Dependiendo de la causa y la gravedad, las uñas en forma de cuchara pueden tratarse con ayuda de algunos remedios y técnicas caseras efectivas. Aquí se incluye:

  • Consumir muchos vegetales de hojas verdes para mantener niveles de hierro adecuados en el organismo.
  • Mantener corta la uña afectada e hidratarla con una crema ligera después del baño.
  • Aplicar jugo de limón sobre las uñas para mejorar su textura y corregir la fragilidad.
  • Masajear con una mezcla de aceite de lavanda, aceite de almendras y jugo de limón.
  • Remojar la mano en jugo de naranja fresco durante 15 minutos para fortalecer la uña.
  • Masajear las cutículas y el lecho ungueal con una mezcla de aceite de oliva virgen extra, aceite de almendras y aceite de árbol de té para nutrir y regenerar.
  • Masajear con unas gotas de aceite de vitamina E y aceite de melaleuca para que las uñas vuelva a ser lisa y fuerte.
  • Masajear con una mezcla de aceite de argán y jugo de lima fresco durante 20 minutos
  • Remojar las uñas durante 20 minutos en un recipiente con agua tibia, 3 gotas de aceite de germen de trigo y aceite de árbol de té.

Todos estos remedios aportan suavidad, nutrición y recuperan el buen aspecto de las uñas curvadas. En el caso de los masajes y remojos recomendados es importante repetir 1-2 veces todos los días durante varias semanas para ver mejores resultados.

Otras medidas de cuidado general que pueden ayudarte a mantener la buena salud y apariencia de tus uñas son:

  • Usar zapatos cómodos que no aprieten los dedos de los pies.
  • Usar guantes al manipular jabones, detergentes y otros productos de aseo en el hogar.
  • Lavarse las manos frecuentemente para mantenerlas limpias durante el día; así mantienes alejados a los hongos y las bacterias.

Te invitamos a reproducir el siguiente video para descubrir un tratamiento casero que mantiene las uñas hidratadas y bonitas.

¿Sufres de infecciones por hongos crónicas? ¿Estás cansado de probar un tratamiento detrás del otro pero no ves grandes resultados? ¿Te sientes frustrado, la picazón, el ardor y el dolor han estado arruinando tu calidad de vida desde hace tiempo? Continúa en: Sistema para controlar y erradicar las Infecciones por hongos sistémicas sin medicamentos »

IMPORTANTE: Descarga completamente GRATIS nuestro libro electrónico; «El ABC de las infecciones por hongos», un libro de lectura IMPRESCINDIBLE para todas las personas aquejadas de infecciones por hongos y con el que serás capaz de:

  • Conocer los tipos de tratamientos y medicamentos disponibles para las infecciones por hongos.
  • Aprender a curar las infecciones por hongos con remedios caseros que !ya tienes!
  • Conocer la prueba casera para el Autodiagnóstico de las infecciones por hongos.
  • Aprender cómo eliminar las infecciones por hongos para siempre.